El fabricante francés de automóviles Renault llamará a 15.800 vehículos del modelo Captur para verificar y ajustar sus motores tras detectar que emiten gases contaminantes en niveles altos. Además, el grupo galo ofrecerá a otros 700.000 vehículos actualizar su sistema de emisiones. El objetivo es evitar verse envuelto en un escándalo como el que afecta al grupo Volkswagen después de que se supiera el pasado septiembre que trucó los motores de varios modelos para disimular sus altas emisiones de gases contaminantes.seguir leyendo

Publicado: 19 de Enero de 2016